A estas horas de la mañana hablar de cookies es un pensamiento dulce, chocolateado y con aire monstruoso. Pero desde hace un tiempo, las cookies se han convertido en un elemento cansino y presente en nuestras vidas.

Una cookie es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que este sitio puede consultar la actividad previa del usuario. Digamos que si te comes una galleta de chocolate, todo lo que toques después tendrá tu huella. Es decir, cuando aceptamos la política de cookies de una web, estamos regalando información sobre nuestros hábitos de navegación a la página de destino.

¿Por qué cada vez que entro en tu web me enseñas las cookies?

La política de cookies nos da la opción de aceptar o denegar el envío de información a la web. Cuando entramos en una página web nos pide que aceptemos su política de cookies, estamos aceptando que nos acompañen de la mano durante nuestro paseo por su web. Este seguimiento se hace con el fin de observar nuestro comportamiento realizando así estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios suele estar orientado a la creación de perfiles por parte de las compañías de publicidad, que podrían ser utilizadas en la orientación de campañas publicitarias, basadas en estos ”perfiles” observados.

Entonces las cookies son:

  • Galletitas de chocolate
  • Un virus que meten en mi ordenador y me va a borrar datos del disco duro
  • Sólo se utilizan con fines publicitarios

¡No, no y no!

Son solo cookies, no es the Cookie Monster. Realmente las cookies son sólo datos, por lo tanto no pueden leer información de nuestros ordenadores ni, por supuesto, borrarla. Sin embargo, detecta las páginas que ha visitado un usuario. Eso sí, estos perfiles que se crean en base al comportamiento de los usuarios son anónimos, no contiene información personal del usuario.

No me toques las cookies

Son muchos los que se quejan de ésta política. Podría decirse que el hecho de aceptar la política de cookies es caer en la redundancia. Por qué avisar, notificar, molestar, advertir, hastiar con dicha (que también dichosa) ley.

Son muchas las páginas que han mostrado su desacuerdo con esta ley y que a golpe de creatividad han criticado la propagación del uso de políticas de cookies.

Recopilamos algunas de los toques de atención que más nos han llamado la atención:

política de cookies

Aviso política de cookies Menéame

 

política de cookies

Aviso política de cookies ASM

 

Política de cookies

Aviso política de cookies Integra Quatro